https://estudiosdeasiayafrica.colmex.mx/index.php/eaa/article/view/2284/2364

Análisis del discurso visual de Facebook. Un proceso de empoderamiento social y desacralización del poder de Hosni Mubarak

Evelyn Norma Castro Méndez*

* Dirección institucional de la autora: Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México, Circuito Mario de la Cueva s./n. Ciudad Universitaria 04510, Ciudad de México


Resumen:

En este artículo se presentan los resultados de un análisis del discurso visual de la versión en inglés de la cuenta de Facebook “We are all Khaled Said”, cuyo original en árabe aglutinó a gran parte de la disidencia egipcia durante la revolución de 2010-2011. La investigación tiene por objetivo identificar a los actores, los temas y las palabras predominantes, así como el desarrollo de dos narrativas visuales, con el fin de conocer la manera en que esta red sociodigital contribuyó al movimiento que derivó en la deposición del presidente Hosni Mubarak.

Recibido: 08-08-2014; Aceptado: 13-02-2015

Estudios de Asia y África, 2017

Palabras clave: Egipto, Primavera Árabe, Facebook, Hosni Mubarak, Khaled Said.
Key words: Egypt, Arab Spring, Facebook, Hosni Mubarak, Khaled Said.

Introducción

En este texto1 se presentan los resultados de un estudio sobre la revolución2 egipcia de 2010-2011, a partir del discurso visual construido en la versión en inglés de la cuenta de Facebook “We are all Khaled Said”, cuya edición original en árabe conjuntó a gran parte de la disidencia. El periodo de análisis abarca desde su creación3 hasta la difusión de las imágenes que dieron cuenta de la renuncia del presidente Hosni Mubarak, tras treinta años en el poder. El original en árabe rebasó por un amplio margen a su réplica en inglés; sin embargo, optamos por trabajar con esta última debido al tipo de audiencia al que se dirigió: un público no arabeparlante, y a que por ser administrada desde el extranjero se mantuvo activa durante los cinco días en que Mubarak suspendió los servicios de Internet (28 de enero al 2 de febrero de 2011).4

Según Sartori, hemos pasado del homo sapiens al homo videns,5 mientras que para Castells una realidad sin imágenes es una realidad apagada;6 por ello, estamos interesados en el estudio de la imagen fija, debido a que es uno de los recursos más atractivos para el usuario de redes sociodigitales y, por ende, brinda mayores posibilidades de interacción, ya sea a través de los likes o los comentarios y la acción de compartir la información. Para Barthes, una fotografía es un analogon7 perfecto de la realidad; lo que vemos es lo que el fotógrafo quiso transmitirnos y no la realidad en sí, de ahí que la decodificación del mensaje (semiosis) visual sea una tarea compleja y dependa de mecanismos de activación que combinan diferentes niveles8 de interpretación como el mundo de vida de la persona y la sociedad de la que emana.

El corpus de estudio quedó conformado por 286 unidades (fotografías, infografías9 y caricaturas). Éstas serán analizadas de acuerdo con la propuesta de Jordi Pericot,10 que considera tres dimensiones: sintáctica (combinaciones de signos visuales y lingüísticos), semántica (el significado) y pragmática (contexto). Vamos a identificar a los actores, así como los temas, los encuadres, las palabras y los símbolos que predominan en las imágenes y los textos. De igual forma, se abordará el desarrollo de la estructura narrativa para conocer la manera como fue contada la historia de la revolución egipcia y la de Khaled Said en este medio, para lo cual recurriremos a Syd Field, quien propuso un esquema de análisis narrativo basado en el paradigma de los tres tiempos: presentación o inicio, confrontación o desarrollo y resolución, con sus respectivos nudos, puntos de giro o plot points, que son fases de quiebre o acontecimientos que cambian el sentido de la acción y conducen al clímax y el desenlace.11

Partimos de la hipótesis de que al evadir la censura gubernamental egipcia, esa cuenta de Facebook fue un espacio de denuncia y discusión pública de temas sensibles para el régimen, como la sistemática violación a los derechos humanos, el abuso de poder y la represión, los cuales no era posible abordar en otros medios de comunicación local; además de que a través de los materiales que se difundieron se pudo construir un contradiscurso que sirvió como fuente de información, refutación del discurso oficial, instrumento de persuasión para alentar a los manifestantes a no desistir, eje de cohesión social del movimiento, y constructor de identidad. En este sentido, la versión en inglés traspasó la barrera del idioma para generar un movimiento global en contra de Mubarak.

Facebook, entre los ciberfilos y los ciberescépticos

La primavera egipcia tiene lugar en la era de la web 2.0,12 la cual se caracteriza por el impulso de las wikis, los blogs, las redes sociodigitales y los servidores virtuales, cuyo fin es impulsar la interacción entre los usuarios.13 En nuestro caso, trabajaremos con una plataforma electrónica cuyo objetivo es construir comunidades virtuales, integradas por personas que tienen un interés en común y que se integran a comunidades imaginadas,14 bajo una identidad ya sea real, social u oculta.15

En Egipto, Internet entró en vigor en octubre de 1993,16 mientras que Facebook fue creado en 2004 y la versión en árabe apareció en 2009.17 Facebook es la red cibernética más utilizada en el mundo y se caracteriza por su cercanía familiar, ya que la mayoría de las publicaciones de los usuarios se relacionan más con su entorno personal que con el laboral, lo que incrementa las posibilidades de que sus contactos sean personas que los usuarios conocen en la vida real, lo cual es importante porque influye en la credibilidad18 de los mensajes. Asimismo, tiene un formato más sencillo y amigable que el de Twitter.19 Lamentablemente, el ciberactivismo en Facebook no es fácil de cuantificar; además, algunas personas la consideran una red aburrida debido a que el perfil de sus usuarios es de jóvenes-adultos y no jóvenes-adolescentes.

Para los movimientos sociales, las redes sociodigitales generan procesos de comunicación que aportan ciertas ventajas, principalmente en contextos autoritarios. En primer lugar, fomentan la horizontalidad20 y con ello evitan el tradicional esquema piramidal de una organización.21 Son herramientas democratizadoras de información porque transforman al usuario en prosumidor;22 es decir, son personas que reciben y producen contenidos.23 Operan bajo un esquema reticular,24 lo que da ubicuidad a las protestas network,25 y, por ende, son difíciles de controlar, evaden la censura y reducen la dependencia informativa respecto de las fuentes oficiales.26 Su carácter viral facilita la difusión de mensajes hacia afuera y los soportes multimedia (video, audio, imagen, texto, etcétera) permiten generar contenidos altamente creativos. De hecho, estos medios amplían el rango de opciones tácticas para que los ciudadanos demuestren su inconformidad en tiempo real.27 La desventaja de estas comunidades virtuales es que los vínculos sociales pueden ser efímeros y, por ende, pueden disiparse con la misma rapidez con la que emergen. Por ello, se habla de dos posturas: la de los ciberfilos, que aseguran que estas herramientas están por encima de las habilidades de contención del gobierno local y han demostrado su potencial revolucionario, y la de los ciberescépticos, que cuestionan su alcance.

Para aprovechar las potencialidades de los también llamados medios de autocomunicación de masas (celular e Internet) por Castells, en movimientos sociales, es necesario generar contenidos atractivos que mantengan el tráfico constante de la red. El investigador dice que se necesitan discursos alternativos que puedan vencer la capacidad discursiva disciplinaria del Estado como un paso necesario para neutralizar la violencia en que vive la población.28 Internet es en sí un complejo espacio semiótico, donde convergen signos sonoros, visuales, verbales y no verbales,29 y hay que saber aprovechar estos elementos en el momento preciso, para lograr que las personas alcancen metas consideradas como imposibles en la realidad y en lo virtual.30 Para Castells, cuando una sociedad vive en una atmósfera de temor y encuentra un sitio para compartir sus miedos, transforma esta emoción en ira, y si al enojo se le suma la esperanza, entonces la gente tiende a actuar.31

Factores influyentes en la revolución egipcia de 2010-2011

El origen de la llamada Primavera Árabe32 se ubica en Sidi Bouzid, Túnez, cuando el 17 de diciembre de 2010, Mohamed Bouazizi, un profesionista informático de 26 años y sin empleo fijo que vendía frutas y verduras en un puesto ambulante, fue golpeado por una oficial, que además le confiscó una báscula y derribó su puesto. El joven fue a protestar a la oficina de gobierno y ante la falta de una respuesta se inmoló. El hecho trascendió y se generaron protestas que fueron reprimidas y denunciadas en Facebook, Twitter y YouTube. El movimiento evolucionó hasta conseguir la dimisión del presidente Zine al-Abidine Ben Alí (14 de enero de 2011), quien llevaba 23 años en el poder. Las imágenes de celebración fueron clave para que los habitantes de otros países de la región salieran a las calles nuevamente, aunque de ninguna forma se trató de un efecto dominó.

Las protestas en Túnez comenzaron en enero de 2011 por un acto de abuso de poder, pero en Egipto, seis meses antes (6 de junio de 2010), ocurrió un incidente similar. Un joven bloguero33 de nombre Khaled Said fue asesinado en la ciudad de Alejandría, por haber subido a la web un video que mostraba a policías repartiéndose el botín después de una redada de drogas. El reporte oficial34 decía que Said había muerto por asfixia y que tenía problemas de drogas; posteriormente, fue señalado como desertor35 y fue acusado de ser judío. Las imágenes de su rostro golpeado36 fueron subidas el 10 de junio a una cuenta de Facebook en árabe creada en su honor, que tuvo alcance viral. Casi un mes después, el 19 de julio, apareció la versión en inglés de “We are all Khaled Said”, página que funcionó a manera de espejo de su predecesora, aunque también generó contenidos propios.

La plataforma en árabe37 era administrada por un usuario conocido como Al-Shaheed,38 que significa el “mártir”; poco después se sabría que era el seudónimo de Wael Ghonim, director de ventas de Google en Medio Oriente,39 y Abdulrahman Mansour, el coadministrador. Se desconoce quién es la persona que gestiona el espacio de Facebook en inglés, ya que es un usuario anónimo;40 la página tiene como propósito difundirla “naturaleza criminal” del gobierno egipcio en la escena internacional.41 Ambos espacios coinciden en el carácter pacífico del movimiento y la denuncia del exceso de la fuerza pública egipcia.


Foto 1.

Primera imagen de Khaled Said, 19 de julio de 2010


  —Fuente: Facebook “We are all Khaled Said”..

El homicidio de Khaled Said ocurrió en un complejo escenario local, además de que los sectores inconformes ya contaban con una experiencia social y política de varios años atrás. Hasta ese momento, las protestas habían sido controladas por los efectivos de seguridad y los sicarios pagados por el gobierno conocidos como baltagiya, quienes aterrorizaban a la población42 como parte del estado de emergencia que estuvo vigente a lo largo de la gestión de Mubarak, y que logró la detención de más de 35 000 presos políticos.43.

Egipto es el país árabe con el mayor número de habitantes (85 millones de personas), con un promedio de edad de los jóvenes de 24 años. En el ámbito económico, los problemas principales son: pobreza, desempleo y falta de expectativas. En el contexto político, desde el golpe de Estado de los militares en 1952, Egipto sólo conocía la acumulación asimétrica de poder en manos de una élite reducida, con una presencia limitada de la izquierda. La revuelta tuvo lugar en un momento en que el poder hegemónico del régimen estaba perdiendo cohesión,44 y se había vuelto endémica su ineficiencia administrativa.45 La permanente reelección de Mubarak (1987, 1993, 1999 y 2005) conllevó irregularidades en los comicios, con nulas posibilidades de influencia de otras opciones políticas, además de que se preparaba el camino para que su hijo Gamal le sucediera en el cargo en las elecciones de septiembre de 2011, lo que tenía a la población aún más descontenta. En el ámbito social, la represión, la falta de libertades,46 el activismo sindical y social, etcétera, estaban a la orden del día. El presidente emprendió una política de reducción del subsidio a la energía eléctrica para el sector industrial, lo que incidió en el aumento de precios. El presidente egipcio se caracterizó por ser un importante aliado de Estados Unidos y un punto clave para la estabilidad de la región de Medio Oriente, por lo que el apoyo extranjero apuntalaba su gestión.

Las manifestaciones fracasaban porque no podían alcanzar un poder de convocatoria que rebasara la actuación de la policía.47 En este periodo, las protestas políticas tuvieron un declive, pero las de carácter laboral aumentaron. Se calcula que entre 2004 y 2010, hubo más de 3 000 manifestaciones, cifra relevante si tomamos en cuenta que estaban prohibidas48 por el estado de emergencia. Asimismo, Mubarak49 censuró los periódicos extranjeros y los libros cuando trataban cuestiones que se consideraban delicadas o peligrosas para la seguridad nacional.50

En 2008, los medios de autocomunicación de masas sirvieron para difundir la convocatoria de huelga general programada para el 6 de abril, en apoyo a los 23 000 trabajadores egipcios de la Misr Spinning and Weaving Company de El-Mahalla El-Kubra, considerada la empresa textil era más grande de Egipto. Con esta protesta se conformó el Movimiento 6 de Abril, una coalición que denunciaba las malas condiciones de vida de los obreros, los bajos salarios y la represión gubernamental. Las ideas de los jóvenes participantes permanecieron en su cuenta de Facebook, y poco a poco ganaron más adeptos, como el Movimiento Egipto por el Cambio o Kifaya (¡Basta ya!), que en diciembre de 2004 protestó en contra de la quinta reelección de Mubarak.51

A lo anterior habría que añadir que el estrato mayoritario de la población, los jóvenes, había tomado conciencia de su presencia cuantitativa, su desencanto y su frustración por el fracaso nacional, que no pudo proveerles de una mejor condición de vida, conciencia que se expresó en un reclamo generacional que implicaba rebelarse también contra el sistema patriarcal, donde el padre creía tener el derecho de decidir sobre la educación, el trabajo y el matrimonio de cada hijo.52

Luego del triunfo de la revolución tunecí, cerca de 30 líderes de Kifaya y del Movimiento 6 de Abril, entre otros colectivos, se reunieron el 20 de enero de 2011 en El Cairo para organizar una manifestación masiva durante la celebración del Día de la Policía, el 25 de enero,53 a fin de convertirlo en el Día de la Revolución del Pueblo Egipcio. Los administradores de la cuenta de Facebook “We are all Khaled Said” hicieron extensivo el llamado,54 y otros núcleos opositores se sumaron para conformar una gran coalición (25 January Youth Revolution Coalition), que desde sus trincheras llamó a la revolución.55 En sí, el movimiento fue organizado por tres frentes: la Coalición Nacional por el Cambio, el Movimiento 6 de Abril y los seguidores de la cuenta “We are all Khaled Said”.56 Se trató de un esfuerzo interorganizacional en el que también colaboraron integrantes de agrupaciones sociales y blogueros.57

No debe olvidarse que también se adhirieron los sectores urbanos pobres y las minorías religiosas, como los cristianos coptos, quienes tuvieron una fuerte presencia junto con los protestantes seculares, y una larga proporción de mujeres (algunas de ellas llevaron a sus hijos). La protesta fue de carácter laico y pacífico, ya que por experiencia sabían que la confrontación era ineficaz.58 Los Hermanos Musulmanes, único grupo opositor al que se le permitía en el país cierta actividad política y social, se negaron oficialmente a participar en la protesta; no obstante, algunos sectores sí se involucraron a título personal, para después, como organización, ser parte también de la revolución.

Las principales decisiones del movimiento las tomaba la cúpula directiva, integrada por jóvenes politizados de distintas agrupaciones.59 Waleed Rashed, Asmaa Mahfouz, Ahmed Maher, Mohammed Adel y “We are all Khaled Said”, entre otros, jugaron un significativo rol en la ocupación de la plaza Tahrir (Liberación).60 Los líderes eran jóvenes profesionistas, de clase media alta, expertos en el manejo de nuevas tecnologías, y en algunos casos ex integrantes del Movimiento 6 de Abril, de Kifaya, los Hermanos Musulmanes, así como blogueros, sindicatos y ciudadanos.

La selección de la fecha del 25 de enero para el inicio de las manifestaciones provino del coadministrador de la cuenta “We are all Khaled Said”, Abdulrahman Mansour. Ghonim aceptó esta decisión de mala gana, porque para él la página era una campaña contra la tortura, un movimiento no violento ni, mucho menos, revolucionario.61 Un día antes se estableció que el lugar fuera la plaza Tahrir,62 para evitar filtraciones.

De manera paralela, Asmaa Mahfouz,63 bloguera de 26 años y fundadora del Movimiento 6 de Abril, inconforme por la decisión que habían tomado cuatro jóvenes egipcios, el 18 de enero de 2011, de prenderse fuego en protesta64 por el incremento en los precios de los alimentos, subió en esa misma fecha un video a YouTube para convocar a una manifestación en la plaza Tahrir,65 el 25 de enero. Otras blogueras, como Mona Seif y Gigi Ibrahim, también asumieron los riesgos y dieron a conocer esta decisión en Internet y en las televisoras extranjeras.66

La movilización del 25 de enero de 2011 fue la más grande en la historia del régimen de Mubarak. Se calcula que en la toma de la plaza Tahrir participaron alrededor de dos millones de personas.67 El acontecimiento representó un abierto desafío al estado de emergencia, que estuvo vigente durante los 30 años de gobierno de Mubarak; por eso, el miedo era una emoción generalizada en la sociedad egipcia.68 En el Día de la Ira se dieron a conocer once demandas;69 entre ellas destacan: pan, libertad y justicia social. La mayor concentración estuvo en El Cairo, pero también hubo levantamientos en 12 de las 27 provincias egipcias; incluso las protestas de Suez y Alejandría fueron las más violentas.70 El gobierno reaccionó con toda la fuerza del Estado, lo cual creó un efecto contraproducente, pues animó a otros sectores a unirse.71

La segunda movilización importante fue la que se convocó a través de Facebook para el Viernes de la Ira (28 de enero de 2011), y en la que se pretendía conjuntar a un millón de personas, ya que, para esa fecha, la Hermandad Musulmana se había sumado al movimiento. La protesta fue reprimida; datos del 3 de febrero reportaban más de 150 muertos. Mientras tanto, la gente gritaba: “Él se va [Mubarak], nosotros no nos vamos”. En esta coyuntura, Estados Unidos le retiró su apoyo al gobierno y el ejército optó por aliarse con la gente luego de advertir que no podían sostener al presidente y que sus inversiones72 reportaban afectaciones por las protestas y la decisión de Mubarak de cortar las comunicaciones.

Como señala Gilberto Conde al retomar a Gramsci,73 hay una dialéctica: represión-estallidos sociales, que hace que a la larga una dictadura sea más frágil que un régimen sustentado básicamente en la hegemonía. Lo que hace semejantes a los movimientos sociales es el deseo de sacudirse el autoritarismo y la corrupción de las élites en el poder. Es de resaltar la espontaneidad con la que la población civil y otras organizaciones se sumaron a la protesta, así como su rápida propagación y el carácter laico y pacífico del movimiento, debido a que los manifestantes no podían hacer frente a la capacidad de fuerza del gobierno y a que la confrontación ya había demostrado su ineficacia en los años ochenta.74

Algunas fuentes refieren que, en diciembre de 2011, Facebook contaba con 9 391 580 usuarios; es decir, 11.4% de la población egipcia,75 y que para el 14 de enero de ese año, la cuenta “We are all Khaled Said” tenía más de 350 000 seguidores,76 un porcentaje mínimo en términos poblacionales; por ello, el compromiso, el perfil y la experiencia de los ciberactivistas fueron claves y se complementaron con trabajo por medios tradicionales. Para llegar a los núcleos más vulnerables, los organizadores abordaban taxis y simulaban llamadas al celular en las que hablaban de que algo grande iba a ocurrir en la plaza Tahrir el 21 de enero, de manera tal que los conductores se encargaron de esparcir la información por toda la ciudad.77

A través de mensajes de texto se alertó sobre la ubicación de los retenes policiacos. Además, la cobertura crítica, detallada y permanente que tuvieron los medios de comunicación tradicionales, como Al-Jazeera, indignó a las autoridades, al grado tal de que fueron cerradas sus instalaciones en El Cairo.78 Los panfletos operaron en menor medida, pues se corría el riesgo de ser detenidos, pero los cafés y los viernes en las mezquitas sirvieron para hablar del tema. Los grafitis, las canciones y las expresiones artísticas también se sumaron a este esfuerzo impugnativo. La multimodalidad de la protesta hizo que nunca faltara la comunicación, incluso cuando Mubarak suspendió Internet y la telefonía celular, la gente salió a las calles a buscar noticias.79

Luego de 18 días, la protesta social concluyó el 11 de febrero de 2011 con el fin de un régimen (1981-2011), aunque no de un sistema. Este breve escenario nos permite vislumbrar la difícil situación económica que enfrentaba la sociedad, el anhelo de alternancia política, la falta de oportunidades y el cambio de valores que experimentaba la juventud como principal usuario de las redes sociales.

Análisis del discurso visual

El universo de estudio80 que analizamos quedó conformado por 286 imágenes: 70% fueron fotografías (201), 20% infografías (58) y 10% caricaturas (27), lo que significa que la mayor parte de los materiales fueron proporcionados por testigos presenciales de los hechos en las calles, universidades y casas donde se registraron actos represivos o de abuso de poder. Es de señalar que 142 publicaciones estuvieron81 repetidas entre dos y siete veces. Esta situación se explica en función de la relevancia del contenido y de que fue la forma que encontraron los administradores para enfrentar la suspensión del servicio de Internet por parte de Mubarak. Aunque, obviamente, la interpretación fue diferente, ya que las imágenes se acompañaron con textos distintos y en momentos diferentes de la protesta.

Las imágenes se almacenaron en 14 álbumes o carpetas,82 la biografía y el perfil de Facebook. El espacio más utilizado fue el segundo; allí se concentraron 30% de los materiales, cuya temática fue una especie de miscelánea que mostró acciones represivas, personas y cuerpos torturados, así como movilizaciones. En el perfil, que es la carta de presentación del usuario, aparecieron imágenes de Khaled Said, invitaciones a las protestas, infografías y caricaturas referentes al triunfo de la revolución. Fue una especie de resumen gráfico de la historia de la revolución. En la portada de la cuenta siempre se presentó un retrato digitalizado de Khaled con retoque y en tonos sepia.

La carpeta con el mayor número de imágenes fue la que se enfocó al tema del género83 (“Women in Egypt”); incluyó 181 fotos, por lo que otra de las aportaciones de Facebook a la revolución es que sirvió para visibilizar y reconocer la participación y la valentía de las egipcias. De hecho, la foto de entrada a este álbum fue la que tuvo el mayor número de likes (289) de nuestro corpus. En ella, aparece una joven sin velo gritando en la calle, con la mano en alto, rodeada de policías antidisturbios. Desconocemos si la chica era egipcia, extranjera, musulmana, cristiana o de otra religión. La escena tiene un gran simbolismo porque rompe con los estereotipos occidentales que se tienen acerca de la mujer musulmana: sumisa, abnegada, confinada a las tareas del hogar y sin interés por los asuntos públicos y políticos. Se observa a una ciudadana que exige sus derechos, y la ausencia del velo en un país donde predomina la religión islámica representa un reto para los núcleos religiosos y familiares tradicionales; además, el hecho de estar ella rodeada de efectivos de seguridad desafía al género masculino toda vez que el hostigamiento sexual es un problema creciente en este país. Asimismo, su activismo ocurre en el espacio público y no en el privado, al que se le ha querido confinar tanto en las sociedades islámicas como en las no islámicas.

La segunda carpeta más importante (“Policy brutality in Egipt”) se orientó a denunciar los excesos de los cuerpos de seguridad, incluidos los sicarios y la milicia. Funcionó como presentación de pruebas de la existencia de los baltagiya,84 los abusos de poder y la impunidad con la que actuaban, pues se mostraron partes de cuerpos lastimados, documentos y nombres de funcionarios responsables de estos hechos. El principal inculpado fue el ministro del interior, Habib el-Adly.85


Foto 2.

Fecha de publicación: 31 de enero de 2011


  —Fuente: Facebook “We are all Khaled Said”..

El tercer álbum (“Jan25 Protests”) más utilizado dio cuenta de las manifestaciones, y posteriormente las caricaturas (“Cartoons”) del artista brasileño Carlos Latuff tuvieron gran éxito por lo acertado de su crítica y la sencillez del contenido. No se necesitaba ser un experto para comprender el trasfondo del mensaje. Incluso, algunos egipcios reconocieron que el diseñador había logrado “poner el dedo en la llaga”; por ello, la milicia emprendió una búsqueda de las personas que le proporcionaban información e ideas al caricaturista.86

Las imágenes más difundidas (siete veces cada una) fueron: i) una caricatura de Latuff que representa a un joven con pantalón de mezclilla y una camiseta blanca con el logo #25, y que con las manos en alto abre una bandera egipcia que en la parte superior parte en dos un camión militar e incluye en árabe la palabra libertad, y ii) una fotografía panorámica de un atardecer que mostraba la plaza Tahrir con un lleno total. Destaca que esta última publicación también tuvo el mayor número de comentarios (109). Ambos mensajes son relevantes porque representan un abierto desafío al gobierno y al ejército. Son un reflejo de la unidad, el poder social y el anhelo de libertad de los egipcios. La caricatura remite a la idea de que es posible que la sociedad civil quebrante el principal soporte del sistema político egipcio: la milicia, mientras que la foto se apropiaba del significado de la plaza Tahrir (liberación) con el hecho de que un considerable número de personas violaba el estado de emergencia. Ambas publicaciones generaron expresiones de asombro y solidaridad, necesarias para fortalecer el movimiento desde afuera.


Fotos 3 y 4..

Fechas de publicación: 25 y 27 de enero de 2011


  —Fuente: Facebook “We are all Khaled Said”..

Por otra parte, la publicación más compartida (263 veces) fue una foto del concierto de Roger Waters, integrante de la extinta banda de rock Pink Floyd, en Florida, Estados Unidos, donde mostró en una pantalla los rostros de las personas que se han convertido en símbolos de la injusticia mundial, y entre ellas estaba Khaled Said. Esta acción ocurrió casi dos meses antes de que comenzaran las movilizaciones y tuvo lugar fuera del territorio egipcio. Para los administradores era importante incluir el caso en la agenda internacional, pues en el contexto local se mantenía un amplio control social y político.

En el aspecto técnico, la mayoría de las imágenes estaban a color, con excepción de la foto de la portada con el rostro de Khaled Said, de tonos grises y mate. Los encuadres empleados reflejaron las dificultades para consignar lo que ocurría. En 30% del corpus se usó el plano general (long shot), que es una toma abierta que da cuenta del lugar y las condiciones en las que se desarrolla la acción y no sirve para presentar detalles. Es comprensible que no haya acercamientos, por cuestiones de seguridad.

En otro nivel encontramos el full shot y el medium shot (21% cada uno); el primero muestra a los personajes de pies a cabeza y el segundo, de la cintura a la cabeza, lo que implica mayor proximidad con los sujetos y fue útil para distinguir la vestimenta de los efectivos de seguridad, el tipo de armamento, sus expresiones faciales (enojo, dolor y alegría), y el uso excesivo de la fuerza, lo cual nos acerca al contenido emocional de la escena. Curiosamente, el close up, o primer plano (18.3%),87 fue el que más se empleó para exhibir a los funcionarios públicos acusados de corrupción y encubrimiento, así como para presentar los detalles del rostro de Khaled y las caras y los cuerpos de otras víctimas del abuso policiaco. Estos planos de detalle se usaron para evidenciar a los responsables y el daño que hicieron a la sociedad.


Foto 5.

Fecha de publicación: 18 de noviembre de 2010


  —Fuente: Facebook “We are all Khaled Said”..

De las imágenes, 70% fueron tomadas con un ángulo normal; es decir, a la altura de los ojos, lo que según el lenguaje fotográfico es una toma neutral, por lo que técnicamente no se buscó denostar ni ensalzar a nadie. Los autores estaban en el lugar de la acción, no tenían miedo de la represión y les importaba dar cuenta de lo bueno y lo malo que veían en las manifestaciones.

En segundo lugar, predominó el ángulo de picada (de arriba hacia abajo), el cual minimiza a los sujetos y las situaciones. Este recurso (28.8%) fue empleado por los estudiantes que, escondidos en las azoteas de su universidad,88 reportaban las detenciones de sus compañeros. Por el contrario, la contra-picada (0.4%), que va de abajo hacia arriba, tiene la intención de exaltar el objeto retratado y sirvió para ensalzar el rostro de Moataz Matar, un conductor de talk show que cubrió con honestidad y coraje el caso de Khaled Said, por lo cual el gobierno canceló su programa. También se empleó para fotografiar tres manos que, al unísono, encendían una vela, con el fondo de la bandera egipcia y la fecha del 25 de enero. Asimismo, funcionó para retratar un cartel con la imagen de Mubarak que, colgado en un edificio de Alejandría, se caía en pedazos. Una manera original de anunciar casi con un mes de antelación el declive de un líder.89

Actores y temas

Con relación a los actores que aparecieron en las imágenes y los textos, identificamos un total de 54: 55% pertenecían al ámbito social, 15.5% al político, 11.5% eran funcionarios e instituciones de gobierno, 9% fuerzas de seguridad y 9% extranjeros. Los policías despuntaron con 109 publicaciones, y en más de la mitad de los materiales aparecieron también junto a su contraparte, es decir, los manifestantes (69). Facebook, en este sentido, sirvió para visibilizar a sectores vulnerables, como las mujeres y los niños, y para posicionar el tema de la represión en la agenda internacional mediante las muestras de apoyo provenientes del extranjero.


Cuadro 1.   —Fuente: Elaboración de la autora..

En la identificación del tema predominante en cada una de las 286 imágenes, clasificamos los temas en 41 campos semánticos.90 Los tres principales fueron: represión, movilización y apoyo internacional, lo cual nos ayuda a explicar el carácter estratégico de esta red sociodigital como fuente de información para denunciar las arbitrariedades gubernamentales, consignar el activismo y la represión de movimientos precedentes como los de 2005, 2010 y 2011 en Egipto, y ser un medio de persuasión para allegarse el apoyo de otros ciudadanos, al haberse difundido allí 22 muestras de solidaridad internacionales provenientes de nueve países.91


Cuadro 2.   —Fuente: Elaboración de la autora..

Lo verbal y otros simbolismos

En general, los textos que acompañaron a las fotografías dieron respuesta a las cinco preguntas básicas del periodismo: ¿qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿dónde? y ¿por qué? Por ello, destacaron: lugares,92 actores,93 fechas94 y acciones como la tortura y el asesinato. Esta página de Facebook fue un espacio de comunicación intercultural porque se detectaron comentarios en inglés, árabe e incluso español. La palabra más mencionada fue: “policía” (132),95 un actor indispensable para sostener el gobierno de Mubarak, así como sus acciones: tortura y asesinato, y su contraparte: Khaled Said y los manifestantes.

En segundo y tercer lugares estuvieron “Egipto” y “egipcio”, conceptos que conllevan un discurso nacionalista que permeó los mensajes visuales y lingüísticos de los seguidores de la cuenta. La bandera apareció en 47 de las imágenes y los colores nacionales (rojo, blanco y negro) en 14. Se rescató el orgullo nacional al hablar de la valentía de la gente, la belleza y la grandeza del país; en contraste, los adversarios principales eran la policía, el ejército y Hosni Mubarak. Las ciudades mencionadas, El Cairo y Alejandría, además de ser importantes núcleos poblacionales, son lugares donde se registraron importantes actos de represión.

La consigna “We are Khaled Said” apareció en seis de las 22 muestras de apoyo del extranjero y sirvió para dar un soporte ideológico-discursivo al movimiento. Decir “yo soy” no es lo mismo que decir “nosotros somos” o que “todos somos”.96


Cuadro 3.   —Fuente: Elaboración de la autora, a partir de los textos que acompañaron las fotografías..

Es un lema identitario útil para construir un sujeto colectivo que se apropia de la causa o el agravio de alguien con el fin de defenderlo. Involucra y hace copartícipe a quienes lo dicen. Transmite el deseo de construir una comunidad social imaginaria incluyente, a través de lo que Antonio Negri denomina subjetividades emergentes.97 Es una acción lingüística que provoca que una causa sea omnipresente y tenga un carácter ético y colectivo; existe un agravio y por ende un culpable, en este caso: Mubarak y el sistema político egipcio. Con este eslogan, Khaled Said fue elevado al nivel de héroe o ícono de un movimiento global y multisituacional. Fue una sublimación que sirvió como referencia del porqué y para qué del movimiento e incrementó la presión interna y externa en contra del gobierno.


Fotos 6 y 7..

Fechas de publicación: 25 y 27 de enero de 2010


  —Fuente: Facebook “We are all Khaled Said”..

Destaca que un mes después de que se abrió esta cuenta, la figura de Hosni Mubarak98 apareció en las publicaciones. El miedo era un sentimiento presente en la cuenta de Facebook. Se denunciaban los hechos, pero no había nombres; de hecho, la primera mención provino del extranjero. El 26 de agosto de 2010, dos mujeres jóvenes de Estados Unidos mostraron dos retratos del ex presidente, uno con la leyenda “He must be stopped”, y otro con la cara de Mubarak encerrada en un círculo rojo. Y fue hasta el inicio de las protestas del 25 de enero de 2011 cuando en Alejandría se difundió la imagen del cartel con la foto del mandatario cayéndose de una pared. Textualmente, el nombre de Hosni Mubarak se pronunció hasta el 28 de enero, cuando se mencionó que la dictadura estaba “a punto de caer”.


Foto 8.

Fecha de publicación: 25 de enero de 2011


  —Fuente: Facebook “We are all Khaled Said”..

La construcción discursiva alrededor de Hosni Mubarak fue interesante porque estuvo en los extremos: o era un actor silenciado o había una crítica determinante en su contra; además, desde el inicio y a lo largo del movimiento se mantuvo la idea de que “iba a caer”. Desde el extranjero, Carlos Latuff ridiculizó al ex presidente, desacralizó su poder e incluso lo humilló, pues ahora quien tenía miedo era él.

En las caricaturas de Latuff hay un jugador de fútbol que patea a Mubarak. Un zapato99 le da en la cara y el texto le dice dictador; en otra, le cae una oleada de zapatos mientras él corre a un avión. También, aparece como un títere controlado por Khaled y se establece un paralelismo entre el declive del líder iraquí Saddam Hussein y Mubarak cuando su estatua cae de su pedestal, una imagen que fue un ícono en la invasión de Iraq.

Otro aspecto interesante es que en cinco fotografías el tema predominante fue la oración; si bien no fue una revolución islámica, no estuvo carente de símbolos religiosos. La religión estuvo representada por los mismos musulmanes, mediante una paradoja, ya que los manifestantes cumplían con el precepto de la oración frente a los sicarios y los uniformados, que permanecían de pie vigilándolos en actitud altiva. La prosternación venía a reforzar el carácter pacífico del movimiento, y en términos propagandísticos lo fortalecía ante la opinión pública local, regional e internacional.

La narrativa visual

Entre las diversas historias que se identificaron en el corpus objeto de estudio, destacan dos narrativas: una es sobre el personaje de Khaled Said y la otra es la historia en sí de la revolución egipcia. En ambos casos, el punto de partida es una foto de dicho bloguero,100 donde aparece con ropa deportiva, se ve pulcro, tranquilo y con una sonrisa en el rostro. Parece una persona con un estilo de vida sano, que inspira confianza, pacífica y, por su complexión física delgada, quizás hasta débil. Ninguna característica que lo asocie con lo que dijo el gobierno egipcio: que se trataba de un consumidor y distribuidor de drogas, desertor del ejército. Es un ciudadano egipcio en un día normal o de descanso.

Posteriormente, aparece Khaled en su rol de ciudadano, en el mismo retrato pero con elementos nacionalistas como la bandera y los colores nacionales añadidos. La tercera imagen está dividida en dos: aparece Khaled junto a un gato, un animal doméstico que sugiere la idea de que su acompañante es una persona amistosa; mientras que, en la otra parte, aparece, como punto de quiebre, el rostro de uno de sus asesinos en tonos blanco y negro, en lo que se puede entender como el contraste del bien y el mal. Enseguida está la cara desfigurada de Khaled, lo que lo convierte en una víctima, y comienza la etapa de denuncia con una infografía que incluye la leyenda “Yo soy Egipto”, un mensaje en primera persona que compromete aún más al hablante con lo que dice y que colateralmente denuncia la realidad del país, por haber vivido una experiencia que le pudo haber pasado a cualquier egipcio. Después viene la caricatura de Khaled Said, quien ahora se empodera y tiene en sus manos al títere de Mubarak, y finalmente, concluye la narrativa con la foto digitalizada de su cara en tonos sepia, como si fuera un mártir y un ícono de la revolución.101 Su historia representa a una sociedad que sufre pero que también confronta a su opresor. El discurso reconoce el valor del poder ciudadano.


Foto 9.

Foto de portada. Fecha de publicación:8 de junio de 2012


  —Fuente: Facebook “We are all Khaled Said”..

La segunda narrativa toma un curso distinto. En una primera etapa hay lamento, solidaridad y señalamiento de responsables, con fotos de rostros y cuerpos mutilados y violentados. También, se habla de la represión, de las reacciones de protesta y los movimientos sociales precedentes en el país, así como de la intromisión en las universidades y las agresiones sin ninguna razón. En este sentido, el triunfo de la revolución de Túnez es un parteaguas, ya que a partir de esta fecha la historia deja de ser de denuncia para invitar a la acción. Se convoca a movilizaciones y los contenidos son más positivos con el fin de mantener en alto el ánimo de la ciudadanía. La magna concentración en la plaza Tahrir transmite entusiasmo y tenacidad, y las asimetrías iniciales se revierten. Los textos difunden el rumor de que Mubarak se ha quedado solo, para, finalmente, anunciar su renuncia. En este momento, Facebook es sui géneris e idealista, pues muestra una fotografía en la que un militar y un civil se abrazan, mientras que, en una caricatura, una mujer carga a un bebé y sostiene un pandero que dice: “Los sueños se hacen realidad”. De esta manera, este episodio en la historia egipcia concluye con la réplica de la foto de la plaza de Tahrir y el texto: “La revolución sigue”.


Fotos 10 y 11..

Fecha de publicación: 1 y 13 de febrero de 2011


  —Fuente: Facebook “We are all Khaled Said”..

Conclusión

El estudio del discurso visual de la cuenta de Facebook “We are all Khaled Said” ayudó a comprender el papel de esta red sociodigital en la revolución egipcia de 2010-2011. En el contexto local, este medio se sumó a la multiplicidad de factores que influyeron en la conformación y la evolución del movimiento. Facebook tuvo un carácter instrumental al facilitar la interacción entre los sectores clave (profesionistas, jóvenes, clase media y estudiantes) de la revuelta, además de que apoyó con la difusión viral contenidos que fortalecieron la cultura política de oposición y cohesionaron el movimiento mediante una identidad colectiva resumida en el lema “Todos somos Khaled Said”, un contradiscurso construido tras varios años de activismo social.

En el ámbito internacional, la versión en inglés fue un espacio de comunicación intercultural que ayudó a multisituar el movimiento y dar a conocer a la población no árabe parlante la vida cotidiana de los egipcios durante el estado de emergencia en la era Mubarak, mediante imágenes con alto contenido emocional, lo cual derivó en muestras de apoyo multinacionales, que fortalecieron la presión externa en contra del régimen. Durante las protestas, esta cuenta fue una herramienta de propaganda, pues alentó a los manifestantes a persistir en su lucha mediante una narrativa que en un momento optó por silenciar la represión de las manifestaciones, en su afán por reconocer el valor, la solidaridad y la heroicidad del pueblo egipcio. El discurso visual dio cuenta del proceso de empoderamiento que experimentó la sociedad a partir del triunfo de la revolución en Túnez, lo que permitió la ridiculización mediática de funcionarios públicos, la desacralización del poder y la superación de la barrera del miedo. Se hizo hincapié en dar a conocer el carácter pacífico, plural e inclusivo de la revuelta. Con la caída de Mubarak se cerró un capítulo de la historia egipcia, porque la revolución aún continúa.





Bibliografía
AFP, “El Movimiento del 6 de Abril, de la realidad virtual a las protestas callejeras en Egipto”, La Jornada, 29 de enero de 2011. [ [http://www.jornada.unam.mx/2011/01/29/mundo/023n1mun , consultado en junio de 2016.]
Amnistía Internacional, “Egipto”, Informe anual, 2011. [ [http://www.amnesty.org/es/region/egypt/report-2011#section-40-7 , consultado en junio de 2016]
Anderson, Benedict, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1993.
Araujo, Juan Carlos, “El uso de blogs, wikis y redes sociales en la enseñanza de lenguas”, Edutec, Revista Electrónica de Tecnología Educativa, núm. 49, 2014, pp. 1-27. [ [http://www.edutec.es/revista/index.php/edutec-e/article/view/227 , consultado en julio de 2015. ]
Barthes, Roland, Lo obvio y lo obtuso, Barcelona, Paidós, 1986.
BBC, “Cómo cambió el Facebook el Mundo Árabe-Primavera Árabe”, 2012. [ [http://www.youtube.com/watch?v=jFWbksoHd7A , consultado en julio de 2015. ]
Beckett, Charlie y James Ball, Wikileaks. News in the Networked Era, Cambridge, Polity Press, 2012.
Castañeda, José Carlos, Egipto contemporáneo: economía, política y sociedad, México, El Colegio de México, A.C., 2011.
Castells, Manuel, Comunicación y poder, México, Siglo XXI, 2012.
Castells, Manuel, Networks of Outrage and Hope Social Movements in The Internet Age, Cambridge, Polity Press, 2012.
Castro, Evelyn N., “La situación de los medios de comunicación en la era Mubarak y su relación con el uso de Facebook durante la revolución egipcia de 2010-2011”, Revista Mexicana de Opinión Pública, núm. 16, enero-junio de 2014, pp. 51-70. [ [http://www.revistas.unam.mx/index.php/rmop/article/view/44798/40416 , consultado en junio de 2016. ]
Conde, Gilberto, “Los movimientos populares árabes de 2011 y su significado histórico”, en Luis Mesa Delmonte (coord.), El pueblo quiere que caiga el régimen, México, El Colegio de México, A.C., 2012, pp. 44-46.
Doran, Michael S., “The Impact of New Media: The Revolution will be Tweeted”, en Kenneth M. Pollack et al., The Arab Awakening. America and the Transformation of the Middle East, Massachusetts, Brookings Institution Press, 2011, pp. 39-47.
EFE, “Asmaa Mahfuz, cara de la revolución egipcia: ‘Me puse ante los policías y no me detuvieron’”, 20 minutos.es, 22 de enero de 2012. [ [http://www.20minutos.es/noticia/1281987/0/asmaa-mahfuz/revolucion-egipcia/plaza-tahrir/ , consultado en junio de 2016. ]
Egyptianchronicles, “For Khalid, for his Family and for Egypt ‘Graphic’”, Egyptianchronicles, 10 de junio de 2010. [ [http://www.egyptianchronicles.blogspot.mx/2010/06/for-khalid-for-his-family-and-for-egypt.html , consultado en julio de 2015. ]
Eickelman, Dale F., “Communication and Control in the Middle East: Publication and its Discontents”, en Dale F. Eickelman y Jon W. Anderson (eds.), New Media in the Muslim World. The Emerging Public Sphere, Indiana, Indiana University Press, 2003, pp. 33-60.
El Amrani, Issandr, “The Murder of Khaled Said”, Arabist.net, 14 de junio de 2010. [ [http://www.arabist.net/blog/2010/6/14/the-murder-of-khaled-said.html , consultado en septiembre de 2016. ]
El Shaheeed, “The Story of ‘We are all Khaled Said’ English Facebook Page (1 of ..?)”, elshaheeed.co.uk, 26 de enero de 2012. [ [http://www.elshaheeed.co.uk/2012/01/26/the-story-of-we-are-all-khaled-said-english-facebook-page-1-of/ , consultado en septiembre de 2016. ]
Field, Syd, El manual del guionista, Nueva York, Dell Publishing, 1984. [ [http://www.manualesdecine.files.wordpress.com/2010/03/syd-field-el-manual-del-guionista.pdf , consultado en junio de 2016. ]
Frenchman, “History of the Revolution on Facebook”, Dailykos.com, 17 de febrero de 2011. [ [http://www.dailykos.com/story/2011/02/17/946150/-History-of-the-Revolution-on-Facebook , consultado en junio de 2016.]
Gelvin, James I., The Arab Uprisings: What Everyone needs to Know, Nueva York, Oxford University Press, 2012.
Herrera, Linda, “Meet AbdelRahman Mansour Who Made 25 January A Date to Remember”, Jadaliyya.com, 25 de enero de 2013. [ [http://www.jadaliyya.com/pages/index/9772/meet-abdelrahman-mansour-who-made-25-january-a-dat , consultado en junio de 2016. ]
Islas, Octavio, “Internet 2.0: el territorio digital de los prosumidores”, Revista Estudios Culturales, vol. 3, núm. 5, enero-junio de 2010, pp. 43-63. [ [http://www.dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3739971.pdf+&cd=7&hl=en&ct=clnk&gl=mx , consultado en julio de 2015. ]
Khamis, Sahar, “The Transformative Egyptian Media Landscape: Changes, Challenges and Comparative Perspectives”, International Journal of Communication, vol. 5, agosto de 2011, pp. 1159-1177. [ [http://www.ijoc.org/index.php/ijoc/article/view/813/592 , consultado en junio de 2016. ]
Lampridi-Kemou, Athina, “Egipto: la revolución inconclusa”, en Ignacio Gutiérrez e Ignacio Álvarez, Informe sobre las revueltas árabes. Túnez, Egipto, Yemen, Bahréin, Libia y Siria, Madrid, Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 2011, pp. 59-86.
Miniwatts Marketing Group, “Africa”, Exitoexportador.com, 2011. [ [http://www.exitoexportador.com/africa.htm , consultado en junio de 2016. ]
Naib, Fatma “Women of the Revolution”, Aljazeera.com, 18 de febrero de 2011. [ [http://www.aljazeera.com/indepth/features/2011/02/2011217134411934738.html , consultado en junio de 2016. ]
O’Sullivan, Arieh, “Arabic Becoming the Language of Facebook”, The Jerusalem Post, 7 de agosto de 2011. [ [http://www.jpost.com/Middle-East/Arabic-becoming-the-language-of-Facebook , consultado en julio de 2015. ]
Pericot, Jordi, Mostrar para decir. La imagen en contexto, Barcelona, Universidad Autónoma de Barcelona, 2002.
Publico.es, “Egipto reabre el acceso a Internet”, 2 de febrero de 2011. [ [http://www.publico.es/internacional/359442/egipto-reabre-el-acceso-a-internet , consultado en julio de 2015. ]
Rabasa, José, “Of Zapatismo: Reflections on the Folkloric and the Impossible in a Subaltern Insurrection”, en Ana Del Sarto, Alicia Ríos y Abril Trigo (eds.), The Latin American Cultural Studies Reader, Durham, Duke University Press, 2004, pp. 561-584.
Raphaeli, Nimrod, Egyptian Army’s Pervasive Role in National Economy, Memri Inquiry & Analysis Series Report, núm. 1001, Washington, The Middle East Media Research Institute, 29 de julio de 2013. [ [http://www.memri.org/report/en/print7313.htm , consultado en junio de 2016. ]
Rinnawi, Khalil, “Arab Internet. Schizophrenic Trilogy”, en Noha Mellor, Khalil Rinnawi y Nabil Dajan, Arab Media: Globalization and Emerging Industries, Londres, Polity Press, 2011, pp. 123-148.
Rubín, Raquel, “Qué es Facebook, cómo funciona y qué te puede aportar esta red social”, Ciudadanos 2.0, 18 de julio de 2012. [ [http://www.ciudadano2cero.com/facebook-que-es-como-funciona/ , consultado en septiembre de 2016. ]
Ruiz Figueroa, Manuel, “Una lectura de la ‘Primavera árabe’ en Egipto: el cambio ideológico en una parte de la población”, Estudios de Asia y África, vol. 48, núm. 3 (152), septiembre-diciembre de 2013, pp. 789-801.
Salgado, Eva, El discurso del poder, informes presidenciales en México (1917-1946), México, Porrúa-Ciesas, 2003.
Sartori, Giovanni, Homo videns, la sociedad teledirigida, México, Punto de Lectura, 2006.
Stefano, Daniela, “Caricaturista brasileño lucha por la democracia en Egipto”, Radio Netherlands Worldwide, 29 de julio de 2011. [ [http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=33497 , consultado en septiembre de 2016. ]
Sullivan, Earl, “Youth Power and the Revolution”, en Dan Tschirgi, Walid Kazziha y Sean F. Mcmahon (eds.), Egypt’s Tahrir Revolution, Boulder, Lynne Rienner Publishers, 2013, pp. 67-87.
Tavaana.org, “Days of Anger: The Egyptian People’s Revolution for Bread, Freedom, and Human Dignity”, Tavaana.org, s.f. [ [http://www.tavaana.org/en/content/days-anger-egyptian-peoples-revolution-bread-freedom-and-human-dignity#_edn5 , consultado en septiembre de 2016. ]
Tavera, Pilar, “De lo virtual a lo real: Egipto y las redes sociales”, Animal Político, 14 de febrero de 2011. [ [http://www.animalpolitico.com/blogueros-el-blog-de-anca/2011/02/14/de-lo-virtual-a-lo-real-egipto-y-las-redes-sociales/ , consultado en junio de 2016. ]
Telhami, Shibley, “Arab Public Opinion, What do They Want?”, en Kenneth M. Pollack et al.., The Arab Awakening. America and the Transformation of the Middle East, Massachusetts, Brookings Institution Press, 2011, pp. 13-21.
The Daily Beast, “Google Executive Wael Ghonim Admits he was El Shaheeed”, 2 de julio de 2011. [ [http://www.thedailybeast.com/articles/2011/02/07/google-executive-wael-ghonim-admits-he-was-el-shaheed.html , consultado en junio de 2016. ]
Ureña, Alberto (coord.), Las redes sociales en Internet, Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI, 2011. [ [http://www.osimga.gal/export/sites/osimga/gl/documentos/d/20111201_ontsi_redes_sociais.pdf , consultado en septiembre de 2016. ]
Valero Sancho, José Luis, “El relato de la infografía digital”, en Javier Noci y Ramón Salaverría (coords.), Manual de redacción ciberperiodística, Barcelona, Ariel, 2003, pp. 555-589.

Notas al pie:

1.

fn1Los avances de este artículo fueron presentados como ponencia en el XXVI Encuentro Nacional de la Asociación Mexicana de Investigadores en Comunicación el 22 de mayo de 2014.


2.

fn2Hablamos de una revolución porque logró un cambio de gobierno y no se quedó en el nivel de un acto social de protesta, por lo cual empleamos los términos revolución y revuelta de manera indistinta.


3.

fn3Del 19 de julio de 2010 al 13 de febrero de 2011.


4.

fn4La red regresó, pero estuvieron bloqueadas algunas páginas como Twitter, por lo que esta red sociodigital y Google desarrollaron un sistema para que la gente pudiera tuitear sin tener una conexión a Internet. Publico.es, “Egipto reabre el acceso a Internet”, 2 de febrero de 2011.






9.

fn9La infografía es una aportación informativa, en la mayoría de los casos sucesiva, que se elabora en las publicaciones digitales, básicamente visuales, pero también audiovisuales, realizada mediante unidades elementales icónicas (estáticas o dinámicas), con el apoyo de diversas unidades tipográficas o sonoras, normalmente verbales. José Luis Valero Sancho, “El relato de la infografía digital”, en Javier Noci y Ramón Salaverría (coords.), Manual de redacción ciberperiodística, Barcelona, Ariel, 2003, p. 556.




12.

fn12Este concepto fue propuesto en 2004 por Dale Dougherty, entonces vicepresidente de O’Reilly Media. Octavio Islas, “Internet 2.0: el territorio digital de los prosumidores”, Revista Estudios Culturales, vol. 3, núm. 5, enero-junio de 2010, p. 50.



14.

fn14El concepto de comunidad imaginada es una aportación de Benedict Anderson, quien señala que en una nación es imposible que alguien conozca a la mayoría de sus compatriotas, por lo que en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión. Además de que la fraternidad ha permitido que millones de personas maten y estén dispuestas a morir por imaginaciones limitadas. Benedict Anderson, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1993, pp. 23-25.


15.

fn15Con el surgimiento de las nuevas herramientas de comunicación, las comunidades se construyen a partir de sentimientos de fraternidad, identificación o participación, por eso Castells habla de sociedad en red. Manuel Castells, Networks of Outrage and Hope Social Movements in The Internet Age, Cambridge, Polity Press, 2012, p. 7.




18.

fn18Cuando la información proviene de alguien conocido (amigos o familiares), ésta adquiere un plus de credibilidad. Confiamos más en nuestros conocidos que en aquellas personas con quienes no tenemos un trato constante cara a cara.





22.

fn22Alvin Toffler introduce formalmente este concepto y lo utiliza para designar a quien actúa como consumidor y generador de contenidos a la vez. PROducimos y conSUMIMOS nuestro propio output, por ello, somos prosumidores. Islas, “Internet 2.0: el territorio digital de los prosumidores”, op. cit., pp. 50-51.



24.

fn24Coexisten diversos nodos que están interconectados, cada uno produce y reproduce contenidos.






29.

fn29El movimiento (por ejemplo, los diseños con el programa Flash), también se añade como elemento de significación.




32.

fn32Según Gelvin, esta frase se utilizó por primera vez en 2005 en referencia a los eventos que ocurrieron en el mundo árabe como resultado de la caída de Saddam Hussein en Iraq, y la llamada agenda de libertad del presidente George W. Bush. El autor no está de acuerdo con su uso, en función de que implica un resultado positivo de los levantamientos, y fue una primavera que acabó en invierno; además, las revoluciones de 2011 en Medio Oriente comenzaron al morir en invierno y sólo en Siria se inició en primavera. Gelvin, The Arab Uprisings, op. cit., pp. 32-33.


33.

fn33Los blogueros egipcios ya tenían varios años de lucha política en Internet, por lo que constantemente eran vigilados y detenidos.



35.

fn35Otra declaración oficial refirió que era un desertor del ejército. Ante las numerosas críticas que recibió el gobierno de la comunidad internacional y ante la conmoción que generó la fotografía, el gobierno se vio obligado a enjuiciar a los dos efectivos implicados en su muerte. Los dos policías enfrentaron cargos por uso de fuerza excesiva y detención injustificada. A nadie se le acusó de asesinato.


36.

fn36Este punto no ha quedado claro. Algunas fuentes refieren que fue su hermano quien tomó las fotografías, otras señalan que la paliza se llevó a cabo en presencia de testigos, uno de los cuales utilizó la cámara de su teléfono celular para tomar la fotografía de su cara. Gelvin afirma que la familia sobornó a un trabajador de la morgue para tomar la foto. Egyptianchronicles, “For Khalid, for his Family and for Egypt ‘Graphic’”, Egyptian Chronicles, 10 de junio de 2010; y Gelvin, The Arab Uprisings, op. cit., p. 49.


37.

fn37Facebook era considerado un espacio lúdico e inofensivo que sólo servía para desahogarse y entablar relaciones sentimentales; por ello, las publicaciones en inglés jamás llegaron a ser consideradas como trolling, es decir, mensajes provocativos o despectivos sobre temas sensibles en los grupos de noticias, foros y chat que generaran una respuesta emocional de los usuarios. BBC, “Cómo cambió el Facebook el Mundo Árabe-Primavera Árabe”, 2012.


38.

fn38Cf. http://www.elshaheeed.co.uk, un sitio instalado en un servidor del Reino Unido.


39.

fn39El 8 de febrero de 2011, Wael Ghonim, encargado de mercadotecnia para Medio Oriente y África del Norte de Google, fue retenido y tras su liberación 12 días después, aceptó ser “El Shaheeed”. The Daily Beast, “Google Executive Wael Ghonim Admits he was El Shaheeed”, 2 de julio de 2011.


40.

fn40Para mayor información cf.http://www.elshaheeed.co.uk.


41.

fn41Hay un usuario cuyo nombre es “El Francés” que escribió un artículo sobre esta cuenta de Facebook. Refiere que “We are all Khaled Said” es una página paralela a la árabe creada por Wael Ghonim. Frenchman, “History of the Revolution on Facebook”, Dailykos, 17 de febrero de 2011.













53.

fn53Se conmemora un acto de resistencia frente a la ocupación británica. En 1952 murieron 50 policías y otros más resultaron heridos al negarse a entregar sus armas para evacuar la estación de policía de Ismailía, lo que ocasionó un enfrentamiento. La declaración de fiesta oficial fue en 2009, cuando Hosni Mubarak les otorgó un reconocimiento por mantener la seguridad y la estabilidad de Egipto. En 2012, el Consejo Supremo Egipcio de las Fuerzas Armadas (CSFA) declaró feriado el día 25 de enero, en honor al inicio del levantamiento popular de 2011.



55.

fn55La coalición se disolvió el 7 de julio de 2012 después de que el periodo de transición en Egipto concluyó, según se informó en su cuenta de Facebook (http://www.facebook.com/Coalition.Of.Youth.Revolution/info).



57.

fn57Según se informó en su cuenta de Facebook (http://www.facebook.com/Coalition.Of.Youth.Revolution/info).



59.

fn59Según los testimonios de los líderes de la protesta exhibidos en el documental de la BBC, “Cómo cambió el Facebook el Mundo Árabe-Primavera Árabe”, op. cit.





63.

fn63El material puede consultarse en su videoblog (http://www.asmamahfouz.com).


64.

fn64Se calcula que más de una docena de egipcios que se inmolaron imitaban el suicidio cometido por el vendedor tunecí, Bouazizi, como una forma de expresión social de inconformidad, un tipo de protesta que rara vez había tenido lugar en esta parte del mundo árabe. Gelvin, The Arab Uprisings, op. cit., p. 44.









72.

fn72Los datos respecto a la participación de la milicia en la economía local varían porque hay poco conocimiento del tema y no está sujeta a control parlamentario. La mayoría de los analistas calcula que controlan entre 25% y 40% de la economía local, principalmente construcción y fabricación de enseres domésticos, lácteos, la industria inmobiliaria, defensa y avicultura. Nimrod Raphaeli, Egyptian Army’s Pervasive Role in National Economy, Memri Inquiry & Analysis Series Report, núm. 1001, Washington, The Middle East Media Research Institute, 29 de julio de 2013, y Gelvin, The Arab Uprisings, op. cit., p. 62.




75.

fn75Según el portal del Miniwatts Marketing Group, “Africa”, Exitoexportador.com, 2011. No obstante, hay que considerar que una persona puede abrir más cuentas, o tener una y no revisarla continuamente.






80.

fn80La construcción de una base de datos se realizó del 1 de diciembre de 2012 al 8 de enero de 2013.


81.

fn81Las publicaciones más replicadas fueron 92 fotos, 27 infografías y 23 caricaturas.


82.

fn82Fotos de la biografía (86), Police Brutality in Egypt (43), Jan25 Protests (43), Cartoons (35), Fotos de perfil (13), 23rd January protests around the world (13), Police Brutality against Manoufia University Students (13), International Support & Supporters (12), Wanted for justice (12), Page Photos (3), Suez 27 Jan 2011 (5), 01-feb-11 (4), Jan25th Revolution (1), Anger day (1), Discussion group (1) y Women in Egypt (1).


83.

fn83En 30% del corpus objeto de análisis aparecieron hombres, mientras que en 17%, mujeres. Si bien la diferencia es significativa, debo aclarar que este estudio no incluyó la carpeta dedicada a la participación de las egipcias en la revolución (Women inEgypt), pues debido a su relevancia, requiere ser estudiada de manera particular, a fin de analizar la representación de la mujer en la primavera egipcia, en una segunda fase de mi investigación.


84.

fn84Aunque no fueron de los actores más fotografiados en el discurso. Aparecieron sólo 19 veces.


85.

fn85Él aparece siete ocasiones en las publicaciones de la cuenta.


86.

fn86Sus incisivas crónicas visuales de la revolución en Egipto le dieron fama internacional y 28 000 seguidores en Twitter. Daniela Stefano, “Caricaturista brasileño lucha por la democracia en Egipto”, Radio Netherlands Worldwide, 29 de julio de 2011.


87.

fn87Le siguieron el plano americano (8.7%), toma de la rodilla hacia arriba y over shoulder (0.3%), cara contra cara.


88.

fn88Las universidades en las que se tomaron las fotografías fueron las de Manoufia, Ainshams, Al Azhar y Alejandría.


89.

fn89Se dio a conocer el 25 de enero de 2011, fecha en que iniciaron las protestas.



91.

fn91Ocho de Gran Bretaña, siete de Estados Unidos y una de: Hungría, España, Australia, Taiwan, Tailandia, Canadá y Qatar, en cada caso.


92.

fn92Egipto, El Cairo, Alejandría y Suez.


93.

fn93Egipcios, gobierno, policía, manifestantes y Khaled Said.


94.

fn9425 de enero de 2011.


95.

fn95La corporación antidisturbios (54) fue la más mencionada porque se empleaba para reprimir cualquier manifestación pública. En 29 imágenes no se logró identificar la corporación a la que pertenecían; los sicarios aparecieron 19 veces, la policía de seguridad 15, la policía militar 10, el State Security Investigations Service cinco, el ejército dos, la policía secreta una y hubo 10 fotos con tanquetas.


96.

fn96En el contexto mexicano, “Todos somos Marcos” fue el primer eslogan identitario de carácter espontáneo, popular y que emergió de la sociedad civil para apoyar al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, luego de que el presidente Ernesto Zedillo anunciara a principios de febrero de 1995 la detención de algunos de sus integrantes. A partir de entonces, otros movimientos sociales se han apropiado de la frase para demostrar de manera masiva su identificación con una causa específica.



98.

fn98Aparece 23 veces en las publicaciones.


99.

fn99En el mundo árabe, aventarle un zapato a alguien es una gran ofensa, debido a que ahí se quedan las impurezas cuando uno camina, por lo que es un signo de desprecio.


100.

fn100En el perfil apareció una secuencia de nueve fotos.



Métricas de artículo

Vistas Resumen.
Número total de vistas al resumen de este artículo.
a description of the source 797
Esta revista








Cargando métricas ...

Metrics powered by PLOS ALM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


 

 

ESTUDIOS DE ASIA Y ÁFRICA, volumen 54, número 1 (168), enero-abril de 2019, es una publicación cuatrimestral electrónica editada por El Colegio de México, Carretera Picacho Ajusco 20, Ampliación Fuentes del Pedregal, Tlalpan, Ciudad de México, C.P. 14110, Tel. (55) 5449-3000, www.colmex.mx, reaa@colmex.mx. Editor responsable: Adrián Muñoz. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo 04-2015-092314123300-203; ISSN (impreso) 0185-0164; ISSN (electrónico) 2448-654X, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Centro de Estudios de Asia y África, fecha de la última modificación: 8 de julio de 2019. La revista no asume la responsabilidad por las opiniones expresadas en los textos firmados, que son responsabilidad, única y exclusiva, de los autores. Se autoriza cualquier reproducción parcial o total de los contenidos o imágenes de la publicación, incluido el almacenamiento electrónico, siempre y cuando sea sin fines de lucro o para usos estrictamente académicos, citando invariablemente la fuente sin alteración del contenido y dando los créditos autorales.

 
 Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional