Perfil de usuario

Barnes Nies

Breve currículum

Los alimentos se contaminan mediante una variedad de mecanismos. Algunas de las cosas que pueden contribuir a las enfermedades trasmitidas por los comestibles son: el lavado inadecuado de las manos, la contaminación cruzada, las temperaturas de almacenamiento y cocción, y la contaminación de los alimentos por desechos animales. La limpieza implica librarse de la suciedad que es visible. Esto puede incluir grasa, restos de comida, polvo o algo que se haya vertido. Sin embargo, es posible que todavía haya gérmenes en la superficie, por lo que posiblemente deba dar otro paso, llamado desinfección. Al desinficionar se reduce el número de gérmenes que no se pueden ver. Esto es muy importante para las áreas de preparación de alimentos y los equipo usados. Las tablas para cortar son culpables de albergar numerosos microorganismos. Las grietas y ranuras ocasionadas por los cuchillos pueden ser el hogar ideal para las bacterias. Lave su tabla para cortar con agua caliente con jabón después de cada uso y asegúrese de eliminar cualquier comestible o partículas de suciedad. Esto es especialmente esencial si ha usado la tabla para recortar carne, aves, mariscos o verduras crudas. Si cocina con un horno de microondas, cubra los alimentos, revuelva y rótelos para que se cocinen uniformemente. Si no hay plato giratorio, rote el plato de forma manual una o dos veces a lo largo de la cocción. Deje Siempre un tiempo de reposo, que completa la cocción, antes de comprobar la temperatura interna con un termómetro para alimentos.

Manipulación higiénica de los alimentos