Perfil de usuario

Kris Nickie

Breve currículum

Si no estás seguro de si el comestible es seguro o si se ha manipulado apropiadamente, tíralo. No pienses en los costos de desechar este producto, en tanto que las posibles consecuencias de una intoxicación alimenticia serían mucho más graves. Hay muchos métodos para sostener el control en la cocina, infórmate sobre la mejor manera de sostener tu cocina segura y evitar que los consumidores pueden poner en riesgo su salud. Retire la carne y las aves crudas de su envase y colóquelas de forma directa en su tabla de cortar o bandeja para enhornar, y tire el empaque de manera directa a la papelera. Al hacer esto, va a ayudar a evitar la polución de cualquiera de sus superficies de trabajo. Después de terminar de preparar su carne o aves crudas, lave todas las superficies con agua caliente con jabón. Se conocen ciertas sugerencias de utilidad para aquellas personas que vayan a realizar un viaje a otra zona diferente a la de su residencia frecuente, de esta forma se evitarán riesgos relacionados con la seguridad alimentaria y se minimizarán los riesgos para la salud de estos turistas. Es prioritario tomar agua envasada para eludir problemas digestivos que pueden llegar a ser severos. Especialmente en destinos exóticos, no deben tomarse bebidas con hielo ni comer ensaladas ni verduras crudas. Comer alimentos cocinados, asegurándose de que estén bien cocidos y que no se hayan mantenido a temperatura entorno a lo largo de varias horas. Eludir las ensaladas que hayan sido lavadas con agua contaminada. Evitar los mariscos crudos y los platos que contengan huevos, aves o carne crudos o poco cocinados. Enjuague las frutas y verduras frescas. Rocíe los productos de piel firme, como pepinos y manzanas, bajo el agua del grifo. Enjuague todos los productos ya antes de pelarlos, ya que los microorganismos en la superficie pueden transferirse fácilmente con un pelador o una hoja de cuchillo. Seque con una toalla de papel. No olvides que ningún sistema es infalible. Las buenas técnicas de higiene y de cocción dismuyen el número de microorganismos lo suficiente para que un sistema inmunológico normal pueda ocuparse de lo que queda. Jamás sirvas alimentos cocinados a bajas temperaturas a personas inmunocomprometidas. Como siempre, es mejor prevenir que curar.

Prevención de enfermedades alimenticias: contacto con alimentos e higiene