Perfil de usuario

Cataldo Arlinda

Breve currículum

La seguridad de los comestibles es primordial en cualquier cocina, punto de venta o almacén de la industria de la nutrición. El valor de un enorme producto alimentario se ve completamente deformado cuando existen peligros asociados con una mala higiene y una preparación descuidada. Por tanto, para aclarar los puntos más esenciales y evitar posibles dudas, hemos compendiado una lista de consejos para la seguridad alimentaria en la manipulación de productos alimenticios que te animamos a leer y compartir. Las bacterias, gérmenes y microorganismos que tenemos en las manos es una combinación de riesgo tratándose de preparar productos alimenticios, con lo que tener las manos limpias es una de las reglas más esenciales en cualquier proceso de manipulación de alimentos. Puedes emplear la regla 20/20 (20 segundos de limpieza y veinte segundos de secado), antes y después de preparar o cocinar productos alimenticios, en especial carnes crudas. Lávese las manos y las superficies con frecuencia. Las bacterias dañinas pueden propagarse por toda la cocina y penetrar en las tablas para cortar, los aparejos y las encimeras. Lávese las manos con agua caliente y jabón ya antes y después de manipular productos alimentarios y después de emplear el baño, mudar pañales o manipular mascotas. Use agua caliente jabonosa y toallas de papel o paños limpios para adecentar las superficies de la cocina o los derrames. Lave los paños frecuentemente en el ciclo caliente de su lavadora. Lave las tablas para recortar, los platos y la encimera con agua caliente y jabón tras preparar cada alimento y ya antes de pasar al siguiente. Cocine a temperaturas seguras. Use el termómetro consistentemente para asegurarse de que los alimentos alcancen una temperatura que mate a las bacterias perjudiciales que pueden causar enfermedades.

Descubre los errores de seguridad alimentaria que tienes que esquivar si trabajas como manipulador de alimentos