Perfil de usuario

Terresa Vandermolen

Breve currículum

Muchos episodios de intoxicación alimentaria brotan de un pequeño incidente: un manipulador de alimentos se olvida de lavarse las manos, no se devuelve el alimento a la nevera después de la preparación o se usa un paño sucio para adecentar el borde de un plato. A veces son las cosas simples las que debemos tener más en cuenta cuando preparamos la comida. Uno de los principales requisitos para una cocina profesional es cerciorarse de que todos y cada uno de los manipuladores de productos alimenticios hayan recibido suficiente capacitación a fin de que entiendan los principios del control del tiempo y la temperatura, la higiene personal y los peligros que supone la elaboración de los productos alimenticios. La limpieza es librarse de la suciedad que es visible. Esto puede ser grasa, restos de comida, polvo o algo que se haya derramado. No obstante, es posible que aún haya gérmenes en la superficie, con lo que es posible que deba dar otro paso, llamado desinfección. Al desinficionar se reduce el número de gérmenes que no se pueden ver. Esto es fundamental para las áreas de preparación de productos alimentarios y los equipo usados. Si ha usado un paño de cocina para limpiar una superficie donde ha manipulado carne cruda, aves de corral crudas o vegetales crudos, entonces debe sustituirlo inmediatamente por uno limpio. Además, si su paño de cocina desprende algún olor, es hora de mudarlo. Nunca coloque alimentos cocinados en un plato que anteriormente haya contenido carne, aves, mariscos o huevos crudos, salvo que el plato haya sido lavado en agua caliente y jabonosa.

LISTADO DE LOS CONCEPTOS PARA LA HIGIENE ALIMENTICIA